La calidad del amor conocida como “transfiguración”

Estándar

49515756_2053961898024420_1626101461811200000_n

La calidad del amor conocida como “transfiguración”.

Mis amados

Hablemos de la calidad del amor conocida como transfiguración.

 

Como alma, evolucionamos hasta que finalmente podemos reconocer los aspectos de su naturaleza divina y su interrelación con toda la vida.

Como alma, evolucionamos continuamente hacia la expresión completa de nuestra innata perfección divina y hacia una forma de vida más consciente y espiritual.

Cuando la conciencia despierta al aspecto superior dentro de su esencia central, el individuo comienza a buscar formas de purificar los cuerpos mental, emocional y físico para permitir el proceso de inflar el alma y fusionarse con su divina esencia.

Cuando se produce esta fusión del alma, el proceso de transfiguración comienza seriamente.

Uno se convierte en algo más que el yo carnal, materialista y mundano con solo poderes físicos para ejercitar y manifestar.

Uno se convierte en su ser espiritual que se sienta gloriosa, majestuosa y silenciosamente en el centro de su ser.

Esta verdadera esencia está comenzando a manifestarse a través del cuerpo humano y la conciencia física, mental y emocional refinada y purificada.

Uno se convierte en la expresión exterior del reino invisible de Dios y Dios dentro. Hay un fuerte deseo de servir a la humanidad y ayudar a los hermanos y hermanas.

Este estado del ser se percibe en el individuo como un cambio de apariencia hacia un estado más bello, espiritualmente refinado y luminoso.

La esencia divina, invisible y silenciosa, fluida, inmaterial y etérea, impregna todo.

Es una luz cósmica y no puede ser captada, pero es poderosa, magnética e imparable por cualquier cosa.

Es una energía amorosa y poderosa que es buena y santa.

Él es amable, cariñoso y compasivo. La verdadera esencia cuando se manifiesta en la Tierra puede lograr milagros y prodigios benevolentes a voluntad, en la vida de todas sus creaciones.

Con esta transfiguración, la persona humana renace para siempre en la esencia divina más íntima dentro de ellos.

51449377_1633748970061753_9096109995505745920_nEl espíritu, el alma y la persona humana individual viven ahora como un individuo humano divino completamente integrado, unificado y transfigurado.

El individuo, sin duda, sabe que es un ser espiritual, y que quienes lo rodean también son seres espirituales y están entrenados a imagen y semejanza del Creador de Todo.

Saben que son espíritus, ilimitados y libres, que sus almas se han calificado y se han liberado del control de la materia que habitan.

El individuo ha pasado por los portales de iniciación a la transfiguración y conocimiento superior.

Esto indica que se ha logrado el control de sus tendencias humanas inferiores.

Todas las tentaciones de usar su mayor poder para la ampliación humana se pusieron a prueba y pasaron. Sus verdaderas cualidades y los atributos de su alma divina ahora pueden expresarse de manera más completa, poderosa y completa.

Los vehículos físicos, etéricos, emocionales y mentales del yo personal se trascienden completamente y toda su personalidad se irradia a la luz completa de sus almas.

Este evento marca la evolución de su conciencia cuando las energías del espíritu universal pueden comenzar a fluir a través de ellas en el mundo objetivo.

El individuo experimenta cada vez más la energía cósmica celestial que circula en él y a través de él, que se refleja en su expresión de la verdad.

Su naturaleza transfigurada se expresa perfectamente irradiando lo que hay en ellos externamente, la mente y el humano se vuelven uno.

La transfiguración es una expansión de la conciencia y requiere una determinación feroz, un propósito y una fuerza inquebrantable de voluntad, perseverancia e integridad espiritual.

El individuo debe sacrificar su voluntad personal a la Voluntad espiritual.

La persona transfigurada e imbuida de su alma encarna la liberación total de las demandas y demandas de las influencias físicas, emocionales y mentales de sus vidas personales.

El individuo experimenta la unión de energías divinas y una repentina afluencia de gloria transfiguradora cuando reconoce más plenamente que nunca su responsabilidad por el gran proyecto de restaurar el amor y la luz en sí mismo.

Y en un contexto más amplio, en el mundo que lo rodea.

El alma individual ungida y unificada se hace cargo completamente de la vida humana por medio de una fuerza divina, amorosa y bendita.

Es la verdadera transfiguración espiritual del alma individual compuesta de sustancia divina y en su verdadero estado de curación.

Su transfiguración y transformación dan como resultado un cambio completo y completo de conciencia a través de la unión de sus mentes y almas.

El alma totalmente integrada conoce la realización del verdadero ser al fortalecer su presencia espiritual y su poder interno.

La mente y el alma son una superposición fuerte, firme y masiva alrededor de su contraparte humana.

Su alma ahora vive una nueva vida con la presencia de Dios que domina todos sus pensamientos, palabras y acciones.

El alma ahora se ve a sí misma como su esencia divina, tanto por dentro como por fuera.

El alma no tiene otra opción o deber en este momento que someterse, rendirse y transformarse en su creación divina original como su propia esencia divina.

Al entregar el deseo personal al impulso del alma de servir al bien mayor, el individuo humano ahora se convierte en un recipiente de inspiración divina al servicio del plan de evolución, cerrando la brecha entre el cielo y la tierra. y servir como co-creador con la deidad para establecer la nueva edad de oro de la vida iluminada en la Tierra.

Al expresar la naturaleza y la verdad del alma y los sutiles dominios internos a los que pertenece, el alma transfigurada da vida a la presencia invisible del espíritu.

50285517_341027226742765_3183646170312343552_n

Mantienen la mente en la luz.

En el reino de lo sagrado, su verdadera belleza que brilla desde dentro tiene el poder de despertar a las almas a su alrededor sin intención ni palabras.

Su resplandor luminoso penetra directamente en las profundidades del corazón donde se encuentra la puerta de entrada al mundo de la luz y el resplandor de la belleza y permite que cada individuo experimente la deidad.

Las vibraciones del individuo transfigurado electrifican los sentidos sutiles de los demás de una manera que los hace conscientes de una dimensión superior de la realidad.

La bondad, la verdad y la belleza se manifiestan como una encarnación de lo divino en el mundo de la forma material.

Ofrece a los demás un vistazo de la vida que impregna todas las formas de una chispa de la esencia divina y estimula a las almas de los demás a despertar a su propia divinidad.

Cuando suficiente humanidad haya logrado esto, la luz radiante del alma colectiva de la humanidad creará un nuevo orden en la Tierra que contribuye al florecimiento de la conciencia humana.

Que continúes aspirando a convertirte en la luz de la transfiguración en tu propia alma que servirá para despertar el alma colectiva de la humanidad y llenar el mundo con la luz del Espíritu.

YO SOY el Arcángel Gabriel

Traducido por Diane L. para https://messagescelestes.ca

💚💙💜💛💚💙💝💝💝💜💛💚💙🌹🌺•.¸¸.• 🌹🌺 •.¸¸.•
❤ 🌸 🌷 🍀 🌹 🌻💖💝💜💛💙💛💚💙🌹🌹🌹
🌹🌹NAMASKAR 🌹🌹NAMASTÈ🌹🌹SUNTAY🌹🌺

https://curaciondelalma.blogspot.com

https://t.me/curaciondistanciagemma

https://despertardeespiritu.blogspot.com

https://concienciakristica.blogspot.com

https://fuentesdevidagemma.blogspot.com/

💕💕💕
🌹#despertarmisticaespiritual🌹🌻🌻🌹🕉ℐ ℒℴѵℯ ƴℴυ❤

Los comentarios están cerrados.